porque olvidé lo que era ansiar tanto, caminar tanto, buscar tanto, perder tanto,

en un espacio de infinitas luchas en las que fui rompiendo todas esas barreras y, al final, lo unico vencido está aquí y ahí me volqué.

sin más me empezó a devorar y el pálpito que podría haber sido el nudo que se atravezara en la garganta, se deshizo cual terrón de azúcar… sin violencia ni fatiga, sólo cobarde y amedrentado.

el pálpito me abandonó, la magia se esparció en el aire y me miro así, tan resuelta y libre.

me llena la náusea con el miedo al futuro y, me pregunto, si ese pálipito podrá volver a hacerse un nudo resistente a cualquier lucha empecinada

phi 22042013 0217

Anuncios