a ciencia cierta nada bajo éste símbolo de lentejuelas.

la bruma se intensifica clamando por los gritos de inocentes

lenguas inteligibles para muchos, cuerpos condenadas a desgarrarse.

la desesperanza de a ratos y la incertidumbre custodia,

las manos que sangran y las lágrimas que yacen…

que perduran como árboles cansados y secos

están ahí… perduran las almas más no los cuerpos

siempre en status pendiente,

sigilosamente reuniendo fuerzas

para algún día estallar como los primeros rayos del sol.

(phi)

Anuncios