Archivos para el mes de: septiembre, 2011

de pronto, ya no es mi decisión solamente, es un conjunto de pros y contras, ventajas y desventajas discutidos con mi cabeza en tu pecho mientras vemos el techo.

de pronto, yo me histerizo porque no accionaste el water y por tercera vez te lo tengo que pedir, y tú accedes a poner más atención a la próxima.

de pronto me encuentro lideando con dos partidos de futbol en la tele cuando el acuerdo era de sólo uno.

de pronto, me ves con ojos extraños cuando por enésima vez olvido traer tus cosas también, pero no me dices nada, solo me ves.

de pronto,  me ves ponerme loca cuando algo no me gusta  y exploto porque quiero arreglarlo en tres segundos en vez de una hora.

por favor, entiéndeme, llevo muchos años caminando por la vida de un lado para otro, decidiendo por mí y para mí, haciendo por mí y para mí, buscando por mí y para mí… pero te he encontrado,  y caminas a mi lado derecho, aportando alegría y sentido, colores y frescura… y me gusta así,  por fin,  me gusta así

(phi)

Hacer el amor con una mujer y dormir con ella son dos pasiones no sólo distintas sino casi contradictorias. El amor no se manifiesta en el deseo de acostarse con alguien (este deseo se produce en relación con una cantidad innumerable de mujeres), sino en el deseo de dormir junto a alguien (este deseo se produce en relación con una única mujer).

(La insoportable levedad del ser)

A %d blogueros les gusta esto: