Archivos para el mes de: septiembre, 2010

y el volar, de caza, de noche, a tientas, segura

yo voy, como de cabeza porque me persiguen los sueños

me complacen, me nacen y resuenan,

y seguimos en el camino

el volar, yendo de mi hogar a la playa clara con suelo terciopelo

ahí te encontré y guardé los adioses, la mentira y las tristezas en una fosa

seguí, sí, seguí

(phi)

Anuncios

te ví

en el vitral de bellas artes

traías el cabello como sólo tú podrías despeinarlo

amo que me abraces,  amo tu luz a través del vitral

nos fuímos como mosquitas pegadas a la torre,

para ver desde lo alto, para sentir la magnificencia

allá en donde se ve el punto donde naciste

allá donde se ve mi hogar

quiero estar contigo

alma descosida, derrochadora y luminosa

(phi)

Infarto agudo al miocardio, zarpazo de la muerte al centro del pecho. Pasé dos semanas hundido en una cama de hospital, en Barcelona. Entonces sacrifiqué mi destartalada agenda Porky 2, ya que la pobre no daba más, y como quien no quiere la cosa, el cambio de libreta se convirtió en un repaso de los años transcurridos desde el sacrificio de la Porky 1. Mientras pasaba en limpio nombres y direcciones y teléfonos a la agenda nueva, yo iba pasando en limpio también el entrevero de los tiempos y las gentes que venían de vivir, un torbellino de alegrías y lastimaduras, todas muy, siempre muy, y eso fue un largo duelo de los muertos que muertos habían quedado en la zona muerta de mi corazón, y una larga, más larga celebración de los vivos que me encendían la sangre y me crecían el corazón sobrevivido. Y nada tenía de malo, y nada tenía de raro, que se me hubiera roto el corazón, de tanto usarlo.

(el libro de los abrazos, eduardo galeano)

pd. gracias chesquita por regalarme este libro con el corazón

A %d blogueros les gusta esto: